Home
"¡Me da vergüenza retomar ese proyecto!" PDF Print
Written by Ignacio Lirio   
Wednesday, 07 May 2014 11:45
There are no translations available.

En un artículo de hace tres años, comentábamos que mientras más se aplaza la ejecución de una tarea, crece la probabilidad de que la aplacemos más todavía y se acelera ese punto en que pasa a estar directamente abandonada.

Pero ¿por qué se produce este efecto de refuerzo positivo?

Es posible que se deba a una especie de sentimiento de culpa. Al postergar excesivamente una tarea o un proyecto, éste va adquiriendo unos tintes vergonzantes que deseamos evitar a toda costa. Recordemos que el procrastinador sabe a la perfección qué cosas está postergando, y la importancia que tienen, pero se autoengaña y simplemente no quiere ver lo que está provocando. Esto no quiere decir que sienta un bochorno y preocupación internas por ese conocimiento.

Así, la tarea o proyecto abandonados, a pesar de ser ‘objetos inertes’ se convierten en una suerte de Voz de la Conciencia, y evitamos acercarnos a ellos para evitar la desagradable sensación de percibir como ésta nos mira con gesto acusador “¡Me has abandonado, y te vas a arruinar por ello!”. De nuevo, ahí aparece la procrastinación como conducta de evitación, e inmediatamente acuden al rescate los anticuerpos del autoengaño para sacarse de la chistera alguna idea extravagante para explicar nuestra absurda actitud.

Este tipo de bloqueos mentales solo son posibles de superar si existen una fuerza o energía mayores que puedan vencer dicho bloqueo. Estas fuerzas pueden surgir de la motivación extraordinaria, de una ayuda externa, de un arranque de rabia, o incluso de una situación accidental. Se trata sin duda de situaciones y medidas excepcionales pero si consiguen superar esa barrera invisible limitante que supone la procrastinación y retomar esa tarea, la recompensa de comprobar que no era para tanto y que merecía la pena puede reforzar un circuito de recompensa en nuestra mente que, si se mantiene y se repite, puede, a la larga, sanar nuestro nocivo hábito de procrastinar.

Last Updated on Wednesday, 07 May 2014 11:51
 
¿Ser indecisos es propio de ser inteligentes? PDF Print
Written by Ignacio Lirio   
Sunday, 21 July 2013 08:53
There are no translations available.

Sin duda una de las imágenes que mejor podrían representar la figura del procrastinador es la del individuo bloqueado sentado delante de una hoja en blanco. Empezar a crear un escrito, un dibujo, un plano… y no saber por dónde empezar, o peor aún, empezar a crear y borrar acto seguido para reiniciar la tarea con otra idea supuestamente mejor, o concentrarse en unos eternos preparativos con la creencia de que dichos preparativos son esenciales para la compleción de la tarea en si…

Una vez más debemos recordar que la procrastinación es una conducta de evitación, una forma de eludir momentos que nos resultan incómodos o sencillamente poco placenteros, recurriendo al autoengaño.

Siendo esto así, es muy fácil calificar al procrastinador de holgazán o directamente de estúpido. Pero a menudo las cosas no son lo que parecen, e indagando un poco más en el fondo de la cuestión es posible que lleguemos a resultados paradójicos. A menudo se postergan tareas porque, al empezar a afrontarlas, se llega rápidamente a una situación de bloqueo mental aparentemente insuperable. Y aquí volvemos de nuevo a recurrir a la estampa del creador inmóvil y frustrado frente a su "papel en blanco". Lo que sucede es que las mentes que tienen muy desarrollada la creatividad pueden caer víctimas de ella y acabar en una suerte de "infierno improductivo". Al tener ante si tantas opciones e ideas, todas ellas buenas, la indecisión se apodera de la mente y se llega finalmente a una situación de bloqueo. La inteligencia creadora ha tomado el control y ha derrotado a la ejecutiva.
 
 

Llegados a ese punto, se opta por abandonar la tarea temporalmente. Salir a tomar un paseo, dedicarse a otras cosas, etc. puede ser una buena idea para intentar recargar algo de frescura y fuerza de voluntad para volver a encarar el problema creativo. Sin embargo, se corre el riesgo de que la tarea entre en la espiral descendente de la procrastinación (que, recordemos, termina en el abandono definitivo de la misma y por consiguiente en el fracaso total).

¿La indecisión es propio de gente estúpida? Según algunas originales teorías que últimamente aparecen en el campo de las ciencias de la información, podría ser que no solamente fuera así si no que fuera justamente todo lo contrario.

Según una hipótesis del Dr. Alexander Wissner-Gross, la evolución del universo, con su creciente grado de entropía, está destinada a "crear la inteligencia". Según una serie de experimentos computacionales llevados a cabo con un software creado a tal efecto llamado Entropica, el equipo de Wissner-Gross parece demostrar que la tendencia del universo a crear cada vez más y más desorden (de nuevo, entropía) tiene como consecuencia aumentar progresivamente el espectro de posibilidades que un sistema puede tener abiertas como posibles soluciones a su evolución.

En una simulación en vídeo, se pueden ver varios sistemas de ejemplos como evolucionan naturalmente con el tiempo hacia una situación que parece contradecir los principios más elementales de la física. Esto es, que todos sistema tiende a una configuración de mínima energía, donde ya no queda nada que hacer o esperar. Un péndulo en reposo no tiene más opciones que mantenerse así, una pelota que cayó al suelo ya no puede pasar de ahí, etc. Sin embargo, en las simulaciones de Wissner, los sistemas evolucionan espontáneamente hacia un estado en el que las posibilidades son máximas, en la que existen el máximo número de trayectorias como posibles soluciones o salidas, lo que se compara como un comportamiento "inteligente". 
 
 

La inteligencia creadora, esa gran maravilla de la evolución de la que —mientras no sepamos descubrir lo contrario— somos el máximo exponente, es la que maximiza el número de posibles soluciones o respuestas a partir de unos datos de entrada, que pueden provenir de la experiencia directa de los sentidos o de la reflexión interior. Una mente con una inteligencia creadora muy desarrollada, será capaz de visualizar con agilidad las muchas posibilidades que pueden surgir a partir de una situación concreta, y fantasear con ellas hasta lograr plasmar una de ellas en la realidad, o no y perderse en divagaciones abstractas que jamás verán la luz. 

Y he aquí donde se produce la paradoja del bloqueo mental ante la hoja en blanco. Cuando la maestra ordena a los niños de su clase escribir una redacción o hacer un dibujo, seguramente algunos alumnos se queden bloqueados ante la hoja en blanco, pero los motivos pueden ser distintos o incluso, antagónicos. Mientras que habrá una porción de ellos que no sabrán cómo empezar porque no tienen la capacidad o conocimientos suficientes para ello, otros estarán concibiendo una infinidad de ideas que compiten entre sí dentro del cerebro. Al recrearse en dichas ideas, las manos que han de escribir o dibujar permanecen paralizadas. Desde fuera, ambos tipos de alumnos son igual de incompetentes, pero está claro que en realidad esto no es así. Por el contrario, aquellos alumnos que se encuentren en un feliz punto intermedio entre capacidad creativa y ejecutiva, podrán completar la tarea sin demasiados problemas y obtener una calificación razonablemente buena, pero difícilmente brillante. Y así se refleja de manera constante y machacona en las estadísticas académicas.

Quizá, intentando ligar todo ello a la hipótesis de Wissner, el maximicismo sería un rasgo característico de una inteligencia evolucionada. Superar entonces el conflicto entre esa inteligencia que maximiza las posibilidades y su conexión con la realidad mediante la inteligencia ejecutiva sería uno de los principales retos, si no el único, que la persona tiene ante sí cuando la procrastinación es un problema en su vida.

Last Updated on Sunday, 21 July 2013 09:07
 
«StartPrev12345678910NextEnd»

Page 1 of 31
 

Languages

El libro

Ya puedes leer el primer capítulo de nuestro libro "La Procrastinación: una epidemia de nuestros días", muy pronto disponible en Amazon.es !

Polls

Do you think you are a procrastinator?